• COMPARTE:

Terapia de frío

Thermogel

Cojín Gel Frío Calor

Calor y frío en
un único producto.

¿QUÉ ES?

Es una práctica almohadilla de gel reutilizable que te permite aplicar calor o frío en zonas del cuerpo según tus necesidades. Ideal para toda la familia, también para los niños.

¿PARA QUÉ SIRVE?

Permite usar el poder terapéutico del calor o el frío.

¿Cómo?

La terapia de calor libera las tensiones musculares, por lo que está especialmente indicada en caso de lumbalgia, ciática, rigidez articular o dolores musculares y reumáticos.

La terapia de frío alivia la inflamación, por lo que está indicada en caso de pequeñas contusiones o traumatismos agudos, tirones y desgarros musculares, esguinces, quemaduras solares, hemorragias, inflamaciones cutáneas, picaduras de insectos, dolor de cabeza y dolor de muelas.

¿QUÉ TIENE DE PARTICULAR?

Formulación en gel que no congela y que se adapta a la parte del cuerpo donde se aplica, sin deslizarse aunque te muevas. También destaca por su facilidad de uso: para aplicar calor, caliéntalo en agua hirviendo o en el microondas, sumergiéndolo​ ​completamente en un recipiente con agua. Para la terapia de frío, guárdalo en el congelador antes de aplicártelo en el cuerpo.


¿EN QUÉ FORMATOS SE PRESENTA?

La almohadilla Thermogel está disponible en varios prácticos formatos:

Medio 10 cm x 26 cm (con banda elástica):

la almohadilla cuenta con una banda elástica extensible y resistente que la mantiene siempre cerrada y estable en la zona a tratar.

Grande 20 cm x 30 cm:

gracias a sus grandes dimensiones y a la funda con dos bandas elásticas, está especialmente indicada para aplicarla en zonas del cuerpo extensas, como el vientre, la espalda, el muslo o los hombros.

Rodilla 17 cm x 30 cm (con banda elástica):

su forma ergonómica especialmente estudiada para la rodilla le permite adherirse bien a la articulación sin limitar los movimientos, mientras que la suave banda elástica regulable lo mantiene en la posición correcta, impidiendo que resbale.

  • Las quemaduras, a ninguno le gusta el calor

    Las quemaduras no solo las provoca el calor, también pueden aparecer por el contacto con sustancias químicas que tienen propiedades corrosivas, como la sosa cáustica y el ácido clorhídrico. Para valorar la gravedad de una quemadura, es necesario medir en primer lugar la extensión de la lesión, la zona del cuerpo afectada y la causa que la ha provocado.

    saber más
  • Te aclaramos la diferencia entre dolor cervical, lumbar y dorsal

    Un pequeño dolor en la espalda… otro en las cervicales… Aprendamos juntos a reconocer los dolores de las zonas más importantes de nuestro cuerpo. Pero sobre todo pasa a la acción en la vida cotidiana: basta con un poco de estiramiento, un colchón con la almohada adecuada y decir adiós a los tacones altos en el trabajo. ¿El resultado? Despídete de los dolores de las cervicales, las lumbares y las dorsales.

    saber más
  • Dolores: ¿intervención rápida con calor o frío?

    ¿Acabas de someterte a una operación ortopédica o has terminado un entrenamiento intenso? ¿Sientes dolor? Las terapias del frío o del calor son un remedio inmediato para superar esta fase antes de acudir al médico. Te ofrecemos información práctica para que sepas cuándo aplicar terapia del calor o del frío. Todo depende del tipo de traumatismo.

    saber más