Calor y frío, la terapia del dolor

La energía térmica se utiliza desde la antigüedad como tratamiento para aliviar el dolor. El efecto del frío sobre los traumatismos y del calor sobre los espasmos de los músculos estriados y lisos alivia las molestias y los dolores provocados por los traumatismos, con un efecto similar a la anestesia local.

La energía térmica viene utilizándose como terapia para aliviar el dolor desde la antigüedad. El efecto del frío y el calor en el organismo tienen la capacidad para aliviar los traumatismos, y ya en el siglo XX, el poder del calor y del frío se describe en la llamada “teoría de la compuerta” que propugnaba la existencia de “compuertas neurales” semejantes a verdaderas puertas del dolor localizadas en la parte posterior de la médula espinal. En estas compuertas se encontrarían los receptores del dolor que podrían ser neutralizados por agentes externos como el calor y el frío.

La terapia de frío reduce los edemas

En numerosas ocasiones se ha demostrado que el tratamiento con frío es la mejor terapia de primera urgencia contra un traumatismo. La acción del frío reduce los edemas causados, por ejemplo, por un esguince, gracias a la vasoconstricción. La disminución de la temperatura de la zona golpeada por el traumatismo reduce a su vez el metabolismo de los tejidos y ralentiza la actividad de las células no afectadas por el traumatismo. De este modo la terapia del frío permite conservar la integridad de las células ilesas durante el periodo siguiente al daño del tejido.

El frío y su efecto como anestésico local

La ciencia médica considera la terapia del frío como uno de los principales métodos analgésicos de alivio del dolor. De hecho, el frío frena la velocidad a la que viaja el dolor a nivel de los nervios periféricos aliviando los efectos más molestos de un traumatismo. La energía térmica liberada, por ejemplo, por una bolsa de hielo actúa como una especie de anestésico local.

La terapia del calor elimina los residuos de los tejidos

La terapia del calor puede tener múltiples aplicaciones, pero su uso debe reservarse exclusivamente para después de la fase inicial aguda de inflamación, cuando ha desaparecido el calor, la inflamación o el enrojecimiento. La terapia del calor actúa contra el dolor aumentando el flujo sanguíneo en la zona afectada por el traumatismo; de este modo favorece la eliminación de los residuos acumulados en los tejidos y garantiza un mejor aporte de sustancias reparadoras. Pero además, el calor acelera todas las reacciones bioquímicas del organismo y aumenta el aporte de oxígeno y nutrientes a los tejidos: esto se traduce en un aumento del metabolismo en la parte tratada y en la consiguiente reducción del dolor.

La terapia del calor aumenta la elasticidad de los músculos

Tanto la terapia del calor como la del frío tienen un efecto analgésico y descontracturante en las zonas del cuerpo golpeadas por un traumatismo. Aunque los mecanismos que hacen que el calor alivie el dolor crónico no están del todo claros, parece que es capaz de reducir la actividad de los receptores del dolor periféricos. Lo que es seguro es que el calor aumenta la elasticidad de los tejidos, un efecto evidente sobre todo en los músculos y en todas aquellas estructuras ricas en fibras de colágeno.

¿Te ha resultado útil?

Este formulario no envía respuesta. Para cualquier petición o solicitud de información, utiliza el formulario de la página "Contacto".

También te puede interesar:
  • ¿Te has torcido algo? Te contamos qué hacer

    Si te has hecho una torcedura, por ejemplo, en la rodilla o en el tobillo, te conviene saber reconocer los síntomas del esguince y cómo tratarlo correctamente y con tranquilidad. Te damos algunos consejos sencillos de intervención ...

    Saber más
  • Te aclaramos la diferencia entre dolor cervical, lumbar y dorsal

    Un pequeño dolor en la espalda… otro en las cervicales… Aprendamos juntos a reconocer los dolores de las zonas más importantes de nuestro cuerpo. Pero sobre todo pasa a la acción en la vida cotidiana: basta con un poco de ...

    Saber más
  • Desgarros, esguinces y contusiones: en qué se diferencian

    En efecto, los desgarros, los esguinces y las contusiones son las lesiones más comunes de la vida cotidiana. A menudo no sabemos distinguirlos y confundimos uno con otro. Además de un problema de vocabulario, los desgarros, ...

    Saber más
Podría interesarte
  • Thermogel

    Es una práctica almohadilla de gel reutilizable que te permite aplicar calor o frío en zonas del cuerpo según tus necesidades. Ideal para toda la ...

    saber más
  • Fast Ice

    Es una práctica bolsa de hielo monouso en tejido no tejido que contiene hielo instantáneo. Muy cómoda de utilizar en casa y fuera de ella.

    saber más
  • Thermogel Rodilla

    Es una práctica almohadilla de gel reutilizable, especialmente diseñada para adaptarse a la forma de la rodilla, que libera gradualmente calor o frío ...

    saber más